Infierno

(Sólo para condenados)

Retratos pecadores


Kayto

Publicado el 14 de Septiembre, 2009, 20:43. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

http://magokayto.com/kayto_OP.jpg

  • Ricardito... ¿Cómo te llamas?

  • Kayto (Decía con na cara inocente.)


Esta inocencia la fue conduciendo hábilmente para convertir la sucia sociedad reinante en un mundo divertido y surrealista , burlándose de aquellas estupideces adultas. Sumergido en un mundo de fantasía infantil, recorre el mundo con globos de “espada ... espada, espada, espaaaaaaadaaaaaaaaaaa...” Y unas carcajadas que nadie puede olvidarlas, una vez oídas.


Kayto, aquel pequeño soñador, se ha convertido en un gran hombre ,capaz de regalar humanidad a cualquier niño que se lo pida, grande o pequeño.


Jimul



Moral

Publicado el 3 de Septiembre, 2009, 13:38. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

http://centros4.pntic.mec.es/cp.de.moraleja.de.sayago/foto1.jpg

Cuatro décadas, y aquella tierra sigue siendo igual de salvaje e intratable. Su esencia arisca para quien la ve por primera vez, tiene ese encanto seductor de quien no se doblega por nada ni por nadie.

Y dentro de aquel vasto territorio está Moral. Lugar aún más rebelde, cuyas gentes no se terminan de doblegar al Sistema. Pueblo Laico por decisión propia, respeta todo tipo de vida, vacilando con la soberbia y la arrogancia.

Lugar en el que conviven personalidades extrañas y taciturnas con otras mucho más previsibles y conservadoras, provocando una convivencia cordial. La vida y la muerte se muestran con toda su crudeza y belleza. La comunicación es la de toda la vida, sin pamplinas ni remilgos. Un perfecto montaje teatral en el que todos los personajes interpretan lo que realmente son, porque en el teatro no se puede mentir... O ERES o fracasas.


Jimul


¡¡¡¡Esto es un Completo Desastre!!!!

Publicado el 19 de Mayo, 2009, 23:31. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

http://www.pedagogia.es/wp-content/uploads/2007/11/pensamiento-logico-matematico.jpg

Pronto supo que su forma de ver la vida sería de un modo perfecto y razonado. Las Matemáticas eran su Esencia, le daban las respuestas a todas las preguntas que un hombre pueda plantearse… ¿todas?... Bastantes, diría él. Sus otras dos Pasiones (ocultas a voces) eran las mujeres, (seres de formas geométricas irregulares, con incógnitas infinitas y soluciones eternas) unida a la Naturaleza (ese rompecabezas imprevisible y rotundo a cada instante). Este Trío revoluciona a un ser de campo, sencillo y muy humano, heterodoxo para mayor felicidad de sus amigos. Teórico Puro como eterna venganza de sus detractores. Un Corral de puro pensamiento, sin paredes que lo aprisionen. Un Completo Desastre para mayor gloria de una sociedad aberrante.

Jimul


LaLá&Pokit:

Publicado el 27 de Abril, 2009, 11:04. en Retratos pecadores.
Comentarios (1) | Referencias (0)

Nadie tenía aún muy claro aquel Magnicidio, los mejores investigadores de la Interpol se habían puesto a trabajar. En las dependencias más recónditas de la Guardia Suiza, se reunió un equipo básico. Cada uno exponía su propia teoría, cuestionaba detalles de la de su compañero, perdiéndose en callejones sin salida.

Una llamada interna avisaba de un vídeo muy importante para la investigación, todos esperaban con ansiedad a que el agente experto en audiovisuales colocara el disco de Dvd en el aparato reproductor. Los ojos de los agentes no podían ser más expresivos, la sorpresa dio paso a la incredulidad y ésta a la perplejidad. Una señora rubia con un vestido sensualmente muy excitante caminaba al encuentro del Papa, a la par con un niño muy cabezón y bastante osado; éste no dejaba de jugar con las partes descubiertas de aquel vestido infartante. S.S.P.P. no pudo soportarlo más, y al tocar su mano, un calor asfixiante recorrió todo su cuerpo, provocándole una parada cardiaca súbita, cuyo resultado fue una caída fulminante al suelo en una posición bastante inapropiada para tan digno personaje.

Jimul


Yo, el Pene

Publicado el 6 de Febrero, 2009, 10:28. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

YO,  El Pene pido un aumento de sueldo por las siguientes razones:

·        Ejecuto trabajo físico.

·        Trabajo a grandes profundidades.

·        Trabajo de cabeza.

·        No gozo de descanso semanal, ni días festivos.

·         Trabajo en un local extremadamente húmedo.

·        No me pagan horas extras ni nocturnidad.

·        Trabajo en un local oscuro y sin ventilación.

·        Trabajo a altas temperaturas.

·        Trabajo expuesto a enfermedades contagiosas.

 

Respuesta de la gerencia: Después de lo planteado por el solicitante y considerando los argumentos expuestos, la gerencia rechaza las exigencias del mismo por las siguientes razones:

·        No trabaja ocho horas consecutivas.

·        Se duerme en el puesto de trabajo después de una corta actividad laboral.

·        No siempre responde a las exigencias de la jefatura.

·        No siempre es fiel a su puesto de trabajo, se mete en otros departamentos.

·         Descansa mucho antes de tiempo.

·        No tiene iniciativa. Para que trabaje hay que estimularlo y presionarlo.

·        Descuida la limpieza y el orden del local al terminar la jornada de trabajo.

·        No siempre cumple con las reglas de uso de los medios de protección e higiene del trabajo.

·        No espera a la jubilación para retirarse.

·        No le gusta doblar turnos.

·        A veces se retira de su puesto cuando aún tiene trabajo pendiente.

·        Y por si fuera poco, se le ve entrar y salir constantemente del puesto de trabajo con dos bolsas sospechosas.

 

A.S.I.


La Tía Emerenciana

Publicado el 4 de Febrero, 2009, 10:31. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

 

La tía Emerenciana nació hace más de cien años, hija mayor un matrimonio de campesinos inmigrantes. Por ser la primera, a ella le habría correspondido ser la mano derecha de la madre, así como al mayor de los varones le tocaba ser el segundo del padre. Pero muy lejos estuvo mi tía de ser la segunda en nada. Ella era la última. La única nacida con pelo negro y un cuerpo pequeño y redondito que recordaba a la madre, pero sin un solo rasgo paterno, a diferencia de sus once hermanos, casi clones del padre. Fue la última desde que tuvo conciencia. A ella le tocaban los trabajos más duros del campo, como desangrar a los cerdos para la morcilla, mientras sus hermanos huían para no oír los chillidos del animal sacrificado.

Mi tía tenía que barrer en las gélidas madrugadas, cubierta sólo por bolsas de arpillera, los abrigos y vestidos no eran para ella. El frío pampeano le llenaba los dedos de sabañones, que se reventaban haciendo chorrear la sangre por sus manos. ¿Cómo mantenía mi tía el cuerpo redondito, si debía comer parada en un rincón del comedor las sobras de los cerdos? Era simple e ingenioso: cuando los once hermanos se sentaban a la mesa que ella servía, uno creaba una distracción para la madre, mientras los demás ocultaban comida de sus platos en una cajita entre sus ropas. Al terminar de comer, se iban lejos con su hermana desdichada y le daban la comida. Al ser once, acababa mi tía comiendo más que todos.

Pero poco podían hacer sus hermanos cuando la madre comenzaba a azotarla sin piedad, al menos no hasta que crecieron.

El por qué de la saña de mi bisabuela contra la mayor de sus hijas siempre fue un misterio, y a su alrededor se tejieron las más rebuscadas historias. Algunos decían que era hija de una hermana soltera de su madre, y que la habían hecho pasar por propia para ocultar la vergüenza. Otros, que era producto de una violación, cosa común en el campo por aquellos tiempos, y tema que obsesionaba a mi bisabuela. Mi tía creía que la culpaba por la muerte de una hermanita “Debiste morir tú” le decía siempre, y eso la llevó a tal convicción. No le daba su mente sencilla para comprender que ya la odiaba cuando la hermanita murió.

El padre, sin embargo, la quería, y durante el poco tiempo que él pasaba en la casa, mi tía no recibía las feroces palizas y comía sentada a la mesa. Mi bisabuela se llevó la razón de su odio a la tumba, si es que se puede hablar de razón.

No se sabe si fue por la tiroides o por el sufrimiento, si fue el cuerpo o la mente, pero mi tía nunca comprendió las cosas con facilidad, y poseía una sencillez que bordeaba el retraso mental.

Le aterrorizaba salir a la calle sola, así que no podía hacer las compras, ni aún en un comercio distante pocos metros. A veces me pregunto cómo hizo para casarse y criar dos hijos, supongo que los terrores le aparecieron en la ciudad, tan distinta de su campo natal.

Mi tía nunca preguntaba nada, no quería molestar. Sólo una vez la recuerdo fastidiada, cuando la hicieron meterse en una gran caja que de pronto empezó a moverse y a subir. Lo último que esperaba la pobre era que la caja trepara. Gritó, se agarró de la gente y, al bajar, dijo enojada a mi madre “¡¿Por qué no me avisaste que esa cosa se movía?!”

 

Otra vez llegábamos en ómnibus a mi casa, ya habíamos bajado mi madre y yo, pero cuando mi tía fue a bajar, el micro arrancó sin darle tiempo a descender. Tal fue su terror a que se la llevara quién sabe a qué tierras extrañas y nunca volver a encontrarnos, que se arrojó del micro en movimiento. Aún la recuerdo rodando por la calzada, mientras el chofer se detenía asustado sin comprender qué había pasado.

Mi tía tejía al crochet con gran habilidad, incansable, una vez hizo cientos de florcitas de colores para armar una colcha. Pero tejía en la oscuridad, bien arrimada contra la ventana. No consideraba que valiera la pena prender una luz sólo para que ella tejiera.

Yo no entendí por qué la colcha fue para mi prima y no para mí, es que la tía Emerenciana era una tía, no me daba para ver que, para mi prima, era una abuela.

Como mi tía no sabía jugar conmigo, ni contarme historias, ni acompañame a pasear, yo la veía como un geranio o una silla, ni la quería ni me molestaba, y poco me importó el día que no bajó del tren que la traía de sus vacaciones en casa de su hijo. Pero mi tía no bajó de ese tren, ni de ningún otro. Tan imperceptible como siempre, se quedó dormida sentada mientras conversaba, sin que sus interlocutores notaran nada extraño hasta un buen rato después. Había muerto mientras cruzaba las pampas.

Así dejó mi tía este mundo: como vivió, en silencio, sin molestar.

 

Nofret

 


La Norma

Publicado el 26 de Enero, 2009, 12:39. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

Siempre se preguntó el  porqué de su nombre, cuya guasa entre compañeros y amigos le molestaba mucho.

Harta de tanta broma, un día le planteó a su madre cambiárselo, ésta mirándola con ternura, le contó la siguiente historia:

·        Hija mía, la responsable de ponerte ese nombre, fui yo. Por aquel entonces, las mujeres no teníamos tantos derechos como tenéis ahora. Deseé por un momento que aquella niña a la que iba a traer al mundo, viviese en un lugar mejor y no pasara tantas miserias. Por eso me empeciné tanto en ponerte ese nombre. Y aunque has sufrido mucho hasta ahora, eres una mujer valiente que conquistarás todo aquello que te propongas. Eres una vieja brava a quien ningún pendejo logrará asustar fácilmente. Tan sólo he pretendido que Seas Libre. Esa será La Norma de tu vida.

Jimul


Obstinación

Publicado el 10 de Noviembre, 2008, 22:43. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

Soñaba con ser feliz, deseaba amar con total entrega, seguir los pasos de sus ancestros. Ser una persona realizada tanto en lo profesional como en lo personal.

            Y llegó la realidad, una relación superficial, fría y distante que provocó primero extrañeza, luego incredulidad, para terminar en rabia y frustración. Su imaginación consiguió salvarle de la muerte, tan sólo debería estar en el anonimato, una vez más.

            Sólo un par de razones la mantenían libre y guerrera: la vida  y sus ganas de revancha. Volvió a burlar a la estupidez de nuevo.

Jimul


Amarratako

Publicado el 10 de Julio, 2008, 12:42. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

http://www.euskonews.com/0398zbk/argazkiak/gaia39805_03.jpg

Para el mejor preparador de amarratakos que nunca he conocido, Jesús.

 

            Una naranja, una pelota vasca, y el Humor más vacilón, velaban el cuerpo agarrotado de un espíritu vital a quien su “chásis” lo traicionó.

            Hoy, en todos los frontones ha aparecido un dibujo que simula una naranja en el medio, sin que nadie puede asegurar cómo ha llegado hasta allí.

Desde lejos, una sonrisa campechana se divierte con la travesura.

 

Jimul


Efecto Mariposa

Publicado el 7 de Julio, 2008, 11:07. en Retratos pecadores.
Referencias (0)

http://arctica.blogia.com/upload/20080124173948-mariposa-monarca.jpg

 

·         ¡Cariño, desgraciadamente no podré salvar tu vida, pero juro por lo más sagrado que honraré tu nombre!

·         No te preocupes, sé que has hecho todo lo posible por salvarme. Tu amor por mí es más que suficiente. Ahora ya puedo morir tranquila, mi vida ha logrado todo lo que podía alcanzar una mujer como yo en estos tiempos.

 

El Caballero tomó las manos de su amada y la besó lo más dulcemente que pudo. Su cuerpo inerte yacía ensangretado entre sus manos. Pidió venganza, rebelándose contra tal grave Injusticia y asesinato. Las razones de estado ya no valían. Luchó contra el rey, su padre, ordenante de tal fechoría.

 

Y fue aquel día 23 de Junio, en el templo de Alcobaça, donde el Príncipe Pedro I rindió honores a su amada por última vez, invistiéndola con la corona, como Reina de Portugal. Al tiempo gritó, ante los ojos estupefactos de los presentes, ¡¡¡Justicia!!!

 

A las 12 de la noche, en la más absoluta soledad, miró a lo lejos una estrella fugaz, pidiendo un solo secreto, no olvidarla nunca.

Siglos después, un equipo de creadores de Ilusión cumplirán el sueño de D. Pedro, convertirán aquel  sufrimiento en belleza enterna.

 

A las puertas de aquel templo sagrado inmortalizaron el amor de una  gran pasión, con  el vuelo de miles de mariposas.

 

Jimul



Artículos anteriores en Retratos pecadores