Infierno

(Sólo para condenados)

Purificando

Publicado el 23 de Junio, 2009, 23:59. en Derivadas Humanas.
Referencias (0)

·        Y ahora cogemos un papel en blanco como éste… Escribimos nuestro mayor deseo… Lo doblamos a la mitad… En otra mitad… La otra mitad… Cogemos en la otra mano el fuego purificador (escoge de la nada una llamarada de fuego). Echamos nuestro deseo al fuego… Venga, ¡¡¡echen al fuego sus deseos!!! En breve se cumplirán.

Fue el mayor error de su carrera profesional. Aquellas 500 personas, hicieron realidad sus caprichos, convirtiendo ese día de S. Juan en un auténtico Infierno.

 

Inferno