Infierno

(Sólo para condenados)

EL SER UNÁNIME, LA SOCIEDAD Y EL ESTADO DISTRIBUTIVOS

Publicado el 12 de Marzo, 2009, 10:50. en Especiales.
Referencias (0)

La razón de un Estado para un estado de la sinrazón (III)

·       PROTOTIPO DE PROPUESTAS

 

¿IDEAS UTÓPICAS? SÏ, PERO POSIBLES DE APLICACION?

 

 

 

 

 

EJEMPLO A: LIMITACION DE LA RIQUEZA PERSONAL:

 

(…) La norma fundamental que debiera regir la propiedad y la riqueza de las personas físicas, se enuncia así:

 

·       Todo ciudadano tiene derecho a poseer, acumular disfrutar todos aquellos bienes de renta, goce y uso, obtenidos de forma legítima y fehacientemente justificada, que de manera frecuente y cotidiana le sea física y humanamente posible disfrutar por sí mismo y por las personas a su cargo, sin que sobrepasen los límites de la plena comodidad y del buen vivir y que no excedan en lujo, ostentación y despilfarro,  

           

¿Qué razones lo justifican?

§  Hay por naturaleza una limitación humana, física y temporal, para el disfrute de un bien: se puede disfrutar, por ejemplo, de una buena casa y de una finca de vacaciones. Pero nadie puede disfrutar a un mismo tiempo cinco casas o cinco fincas.

§  Es falsa la idea de abundancia que nos venden. Esa abundancia en realidad no existe como tal. Se acapara de lo poco que hay quitándole a los demás. La escasez debe ser el término económico con que se piensen y midan los bienes con que contamos.

 

 

§  La acumulación de bienes compulsiva, codiciosa e insondable  (tan admirada y envidiada) pertenece más a una patología que a un modo de vida. El poder del dinero deriva por regla general en megalomanías y egocentrismos desaforados. Son rasgos paranoicos por los que se exige adulación y gregarismo, fidelidad de servidumbre y sumisión. Se ejerce el despotismo para imponer autoridad y para complacerse en su omnipotencia. (Sigue vigente la trilogía de Hobbes: competencia, desconfianza y gloria) En realidad más que el sujeto, la enferma es la sociedad que no sólo los permite, los reverencia y potencia sino que los propone - la zanahoria delante de la nariz del asno- como el prototipo humano y social a seguir. Una locura colectiva.

§  Es un insulto comparativo el lujo y el despilfarro ante quienes padecen hambre y miseria, escasez y pobreza. Un país no puede darse el lujo de tener milmillomarios mientras tenga pobres. 

§  El dinero no debe otorgar ningún poder diferente al de la compra de bienes y servicios. Cuando se tiene demasiado se comienzan a comprar instituciones,  hombres, conciencias y voluntades.

§  La culpa de que exista y cada vez sea mayor el poder del crimen organizado - que llega a ser Estado dentro del Estado pues corrompe sus poderes e impone sus leyes y se hace dueño de la vida y la muerte -, obedece al modelo que promueve la riqueza ilimitada y que siempre terminará comprándolo todo. Poner coto a la riqueza personal es empezar a poner coto y control a su codicia y poder.

 

                         

División del capital de las personas físicas

 

Para limitar la riqueza y hacer que este principio se cumpla, se puede dividir el capital de las personas físicas en Capital de Provecho Propio y en Capital Social.

 

CAPITAL DE PROVECHO PROPIO: es aquel de libre disposición para que un individuo satisfaga amplia y generosamente su bienestar personal y el bienestar de las personas que estén a su cargo directamente. Para limitarlo, se podrán establecer máximos expresados y cuantificados en sus medidas convencionales o por características técnicas. Por ejemplo: número de hectáreas de tierra según rendimiento, número de viviendas para disfrute personal y un número de metros cuadrados por habitante, cilindrada en los automóviles, metros de eslora en barcos deportivos, objetos suntuarios, etc. La escala impositiva debe ser proporcional a la tabla de propiedades.

 

CAPITAL SOCIAL: cuando las personas físicas hayan tocado techo en la acumulación de bienes establecidos como de Provecho Propio, el capital excedente tendrá que cumplir necesariamente una función social, directa o indirecta, sin que el titular pierda su propiedad nominativa. El propietario podrá tener autonomía para su gobierno, dirigir su gestión, decidir su inversión, actuar como accionista, realizar operaciones comerciales, etc.

 

La acción social de este Capital debe tener como primer objetivo la estabilidad del empleo y la creación de nuevos puestos de trabajo, el mejoramiento del nivel de vida de los trabajadores, la reinversión en su propio negocio para hacer más eficaz su producción y mejorar la calidad de sus productos, invertir en investigación, en medidas de conservación del medio ambiente, etc.

 

Registro de la Propiedad

 

Para obtener o refrendar la propiedad o posesión real de un bien tangible o intangible, mueble o inmueble, será preciso y obligatorio registrarlo en el organismo que se encargue de la Propiedad y los Tributos. Sin este requisito indispensable no quedará perfeccionado el derecho de propiedad, por lo que no podrá disfrutarse ni ser negociado, heredado ni transferido. Algunos valores físicos o no, que se puedan avaluar por una cantidad mínima a establecerse, tendrán que transferirse mediante acta notarial o su posesión será ilegal. A cada individuo se le asignará un único número de registro y  de tributos, de forma que la fiscalidad permita establecer el capital real de las personas físicas y en qué nivel está su Capital de Provecho Propio.

 

 

EJEMPLO B: SOBRE LOS DELITOS Y LAS PENAS (Recordando a Cesare Beccaria y a partir de un concepto indígena)

 

Cuando el mal o daño causado es intencional y/o conlleva responsabilidad debida, genera en sí y por sí mismo el principio de servidumbre con el propio acto cometido (queda, por así decirlo, esclavo de su delito) y en tanto en cuanto daño a la víctima y con ella a toda la sociedad, sometido a la justa reparación.

 

La única forma de resarcir el daño y levantar el estado de servidumbre será el pago en días de trabajo. Se entenderán por “días de trabajo”, los que un condenado en firme deba realizar para obtener un salario, del que le será descontada una cantidad estipulada para resarcir a su víctima. Esto implica que el propio condenado será el responsable de conseguir o no su libertad en el tiempo de su sentencia. No contará el tiempo en que se niegue a trabajar o lo haga intencionalmente mal o de forma parcial. Esta medida y cuantía de días de trabajo, pretende la permanencia en el tiempo de la causa (su delito) y de la presencia incorpórea de su víctima y también evitar que las posibilidades económicas de un condenado no le otorguen privilegios frente a los que no las tienen. Caso de libertad mediante fianza dineraria que no todos pueden pagar.  Una igualdad de derechos que casi en ningún país existe.

 

(…) SISTEMA CARCELARIO: para hacer posible este sistema de reparación, las cárceles tienen que mudar su condición de recintos de puro y dañoso encierro y de ocio en sí mismo criminal (el sistema actual ha demostrado hasta la saciedad su fracaso) para reconvertirse en verdaderas fábricas, o satélites de fábricas, talleres o empresas de trabajo normal (nunca forzado) de producción propia o subsidiaria, públicas o privadas. Esto implica la formación profesional o algún tipo de especialización y el trabajo como forma didáctica de recuperar al individuo. El salario dependerá del tipo de cárcel y el juez podrá distribuirlo según tenga o no el recluso obligaciones a cargo, aunque se priorizará siempre a la víctima. Se verá la conveniencia de que el penado sufrague parte de los gastos en que incurre. Debe saber que su delito afecta a toda la sociedad de dos maneras: una porque afecta a uno de sus componentes y la otra porque su delito le cuesta dinero a los contribuyentes (jueces, guardias, etc.) y se desvía de un mejor provecho público.

 

Se sugiere el siguiente sistema:

 

·       Centros de Internamiento: tendrán como objetivo recibir al penado para ser sometido a exámenes médicos, pruebas de drogodependencia, estado psíquico, capacidad para vivir en comunidad, aptitudes, grado de conocimientos, nivel de preparación en oficios o profesiones, composición familiar, etc. Es el levantamiento de su historia personal en la que deben reseñarse antecedentes familiares, sociales y judiciales. En estos Centros, el penado recibirá instrucciones sobre el tipo de prisión que le espera, normas y comportamientos que debe seguir, sus derechos y obligaciones, sus posibilidades de redención, sus contactos con el exterior, etc. Le serán mostradas el tipo de colonias a las que, en su caso, puede acceder según conducta y cumplimiento. Estos centros deberán atender igualmente a los familiares y prestarles asesoría sobre sus derechos y obligaciones. Toda esta información del dossier del condenado, más la que se produzca en adelante, estará en este Centro que se encargará de su custodia, informando lo pertinente a las autoridades correspondientes. Al cumplirse la pena y redimir su condición de ciudadano, la historia será destruida, salvo en casos de crímenes con alta reincidencia (violación, maltrato de género o pederastia) Este Centro será garante de los derechos del penado por lo que tendrá un seguimiento de cada caso y comunicación propia con los penados.

 

 

·       Colonia extrema: será la prisión que tenga las mínimas comodidades y los trabajos más duros, siempre dentro del respeto a la dignidad humana. A ella ingresarán quienes deban pagar por crímenes graves o muy graves. El juez podrá dictar el tiempo mínimo en que el recluso debe estar en esta cárcel. Para ilustrar un poco sus condiciones, la alimentación será básica pero suficiente, las comodidades de celda las justas, el salario mínimo y con un porcentaje menor para su beneficio.

·       Colonias de Rehabilitación: a partir de la extrema, las colonias podrán ir ganando un escalamiento gradual que se traduce en mejor salario (tendrá el recluso más dinero para su familia o para sí), mayor comodidad, mejor alimentación, mejores tiempos de ocio, mayor tiempo de compartir con la familia y un sistema de capacitación según aptitudes y de educación integral. Este mejoramiento debe llevar a que algunas colonias sean de tiempo parcial o de simple pernoctación, según el condenado esté a punto de alcanzar su libertad y deba ir paulatinamente integrándose a la sociedad. Desde luego que puede seguir el camino inverso y regresar a las que desmejoren esas condiciones pero no será nunca un decisión administrativa sino del juez.

-         Colonias materno-infantiles: Se procurará que las mujeres con niños a su cargo tengan instituciones que salvaguarden la libertad de los niños y que no les sea un medio agresivo.

-         Hogares infantiles y adolescentes: deberán tener como prioridad la escolarización y capacitación, el tratamiento de conductas, el trabajo y la ocupación terapéutica, (…)     

 

 

SI DESEA RECIBIR UN ARCHIVO CON ESTA PROPUESTA COMPLETA PERO ABREVIADA (86 PÁGINAS) SÓLO TIENE QUE SOLICITARLA.

Luis Aguilera