Infierno

(Sólo para condenados)

Marta

Publicado el 5 de Marzo, 2009, 11:18. en Relatos variados.
Comentarios (1) | Referencias (0)

         ¡Manda huevos!... Es su frase favorita cuando alguna cuestión no le termina de encajar. Mujer menuda, de aspecto agitanado con una concentración de Humanidad sacada de no se sabe dónde. Su salud es su gran punto débil, que enterrará a toda la familia si éstos descuidan algo la suya. Otro rasgo destacado es su pertinaz genética, (de esto tiene parte de culpa un tal Mendel, que entre oración y oración, se dedicaba a jugar con los guisantes del huerto de su monasterio) que le ha hecho duplicar sus facciones y su carácter en su descendencia. Pero lo que más destaca de este ser legendario, allá por donde va deja una huella imborrable, es su tozudez por vivir el día a día entre los suyos. Cada minuto que pasa, cada situación, es única y la vive con suma intensidad.

         No hay ataduras sociales que la secuestren, más allá de las que se quiera autoimponer. Sus caprichos son sencillos y contundentes: un café con los amigos y estar con sus seres queridos. Con esta claridad de ideas y esta forma tan vital de ser, es muy difícil mantener una discusión con ella, salvo que uno quiera quedar como un auténtico gilipollas.

Jimul