Infierno

(Sólo para condenados)

La Lechera

Publicado el 16 de Febrero, 2009, 11:01. en Derivadas Humanas.
Referencias (0)

·        Vengo a reclamar lo mío. Soy una señora de 60 años, que vive en una pequeña ciudad de provincias, soy empresaria, en concreto del sector Primario. Tengo una PYME con 20 trabajadores, (que ustedes llaman vacas) trabajando en unas condiciones más que apropiadas:

o   Lugar acondicionado perfectamente a las necesidades exigidas por los propios trabajadores.

o   Temperatura constante durante todo el año.

o   Habítaculos acondicionados con las últimas comodidades y confort absoluto.

o   Tiempo de ocio y distracción.

o   Salidas del lugar de trabajo para combatir el estrés.

o   Comida adecuada para la actividad que desarrollan. Hay que vigilar su alimentación para que produzcan bien, dando como resultado una perfecta producción.

 

·        Todo esto lo he hecho por el bien común, para servir a la comunidad y así contribuir al crecimiento y bienestar  del lugar en el que vivo. Y ahora, que mi negocio ha muerto, nadie quiere hacerse cargo de los gastos ocasionados, ni darme otra oportunidad para comenzar otra actividad. Os recuerdo que al principio mis trabajadores eran ágiles y tenían una buena salud, pero luego la avaricia y el ansia por sacarle más jugo, les hizo entrar en un estrés del que ya no pudieron salir. Se importó mano de obra barata para mantener la producción, era el mundo ideal que nunca acababa. Yo advertí que esto podía terminar, porque veía a mis trabajadores con síntomas de fatiga grave, y el negocio iba disminuyendo. Nadie me escuchó, y seguimos adelante. Ahora todas mis vacas están muertas. Nadie quiere hacerse cargo de su muerte y todos se echan la culpa de su muerte. Pero yo tan sólo quiero conseguir otra oportunidad para reiniciar mi actividad. ¿Es justo, no?

 

Jimul