Infierno

(Sólo para condenados)

24 de Abril, 2008


Voto Cualificado

Publicado el 24 de Abril, 2008, 23:36. en Derivadas Humanas.
Comentarios (1) | Referencias (0)

http://blogs.diariovasco.com/media/sangre_02.jpg






La votación reflejaría el resultado esperado. Una horda enfurecida estaba preparada para el fallo. Fue entonces cuando se produjo el Voto Cualificado.


  • Nuestro grupo se abstiene.

  • Hombre... Ya tenemos otro terrorista encubierto.

  • ¿Cuántos muertos de los demás valen por uno de tu partido?

  • No hablo con terroristas.

  • Mira qué bien, entonces no tendrás espejos en casa.


El abucheo y los gritos de La Masa analfabeta retumbaban entre las cuatro paredes. Tras producirse el recuento de votos, el gobierno del municipio seguiría gobernado por los de siempre. Toda la vida había sido así, y seguiría siendo por los siglos de los siglos.

Era ya de noche cuando se desalojó la sala del plenario, todos los actores, uno por uno, salían por la puerta principal. Se fueron alejando por las diferentes salidas de la plaza. Un sonido sordo retumbó en la plaza. Corrieron todos en la misma dirección.

Allí tumbada, entre un reguero de sangre, yacía el cuerpo de quien no quiso afrontar la realidad. De nuevo habían ganado los de SIEMPRE.

Jimul



Metomentodo

Publicado el 24 de Abril, 2008, 12:37. en Derivadas Humanas.
Comentarios (1) | Referencias (0)


http://daphne.palomar.edu/mhudelson/WorksofArt/13HighRen/5352.jpg



    Un religioso, un paciente terminal y un doctor debaten sobre la vida y la muerte.

    
  • Quiero terminar aquí y ahora mi vida.

  • Pero hijo mío, estás vulnerando los designios de la ley divina.

  • No señor, soy enfermo terminal, he visto ya más de lo que hubiese querido.

  • Soy abuelo y tengo una edad más que respetable, 73.

  • Nunca he soportado a los meapilas, los fascitoides, ni he consentido que me manipulen mis pensamientos más íntimos.

  • Gente como usted nunca me ha representado y jamás me representará...

  • Viví lo que tenía que vivir, disfruté de los míos, y ahora ya sólo quiero descansar.

  • Pero...

  • Ni pero ni hostias en vinagre. ¡Doctor, proceda a desconectarme de esta máquina! ¡Ya no quiero vivir más!

El doctor inicia el protocolo de desconexión de la máquina que sostiene con vida al paciente. En 5 minutos entra en coma, en 6, muere.

El doctor, y el religioso discuten acaloradamente.


  • Lo denunciaré por asesinato.

  • Si usted me denuncia, recuerde bien mi cara para cuando tenga que operarle, tal vez haya alguna complicación y tenga que dar cuentas a su jefe.


Jimul