Infierno

(Sólo para condenados)

6 de Noviembre, 2007


Aislados

Publicado el 6 de Noviembre, 2007, 23:48. en Derivadas Humanas.
Referencias (0)

          http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/filosofia/ryner/5.jpg


            "Realmente no hemos encontrado ninguna justificación ética o ajustada a Derecho que pueda defender la tremenda villanía ejercida por una cultura que presume de ser la creadora de los Derechos Fundamentales del Ser Humano. Bajo ningún concepto, ninguna  cultura debe ser  menospreciada por ser muy atrasada técnica o culturalmente,  ya que podría darle muchas clases en otros aspectos de la vida humana, como cuidar de sus propias gentes, sobre todo de los más débiles (niños y ancianos).

            Ni por un momento, las autoridades políticas ni judiciales, dejarán impune esta tremenda inmundicia humana, sólo las sociedades podridas, acomodaticias y decadentes se atreven a acometer las barbaridades aquí expuestas. El asesinato, la guerra y otras miserias humanas no tienen cabida en una sociedad justa; pero aún tiene menos justificación el tráfico de niños, el desarraigo y el secuestro de su entorno y familia, sin necesidad aparente, para que unos seres caprichosos y con poder adquisitivo puedan satisfacer sus carencias personales.

            Es por eso, que este Tribunal de Derechos Humanos Internacional declaramos a los acusados aquí presentes a ser desterrados a la Isla Abominable, y a no poder salir de ella bajo ningún concepto, no merecen estar con sus congéneres."

Inferno


Despapelando

Publicado el 6 de Noviembre, 2007, 10:39. en Derivadas Humanas.
Referencias (0)

          


http://ima.dada.net/image/medium/1051998.jpg

      

A Julia, para que la limpieza no le suponga demasiado trastorno.


            La montaña de papeles, entarampincolados en un rincón, estaba mermando peligrosamente el espacio de aquella habitación, francamente limitado.

            Ella entra en la habitación con la obligación de ordenar todo aquello, con tímidos movimientos se acerca a ellos. En su cuerpo nota un vértigo, sabe que toda su vida está allí. Escoge de entre toda la montaña uno, es una servilleta de bar, cuyo fino papel sostiene una lista de deseos imposibles.

            Por un momento duda, y decide marcharse, pero en el segundo paso, se arma de valor, y con cierto miedo vuelve hacia ellos. Busca un lugar donde meterlos, y encuentra una bolsa de plástico negra, se acerca, la abre con cierto nerviosismo, y comienza a meter rápidamente, a puñados, los papeles enteros:

Cartas de amigos; la primera nota de su amor;  sus notas escolares (nunca fue gran estudiante); aquellos primeros relatos, que tenían pretensiones de novelista; sus sueños de niño; las quejas de la adolescencia; una nota desesperada a ninguna parte.

            Todos estos papeles se confudían en aquel agujero negro del archivo. Media vida se fue en aquel trozo de plástico, que cerrado con rabia contenida y  unas lágrimas, traicionaban el trabajo rutinario y necesario de limpieza que debía hacer en aquel lugar lleno de recuerdos.

            La habitación no quedó vacía mucho tiempo, puesto que comenzaron a amontonarse de nuevo, papeles actuales. La memoria seguía en perfecto funcionamiento.

 

Jimul