Infierno

(Sólo para condenados)

BMW X3

Publicado el 26 de Octubre, 2007, 11:07. en Microrrelatos.
Comentarios (2) | Referencias (0)

          http://otracordobaesposible.files.wordpress.com/2007/04/cambio-radical.jpg


            Nacer, crecer, estudiar, hacer locuras, conseguir un puesto honorable en la sociedad, buscar una pareja, casarse, ascender en su puesto de trabajo, conseguir un puesto influyente en su lugar de residencia. Todo esto lo consiguió en un tiempo relativamente corto.

            Una mañana temprano en el mes de primavera, antes de ir al trabajo, corriendo por la alameda al lado de su casa, vio una imagen que lo dejó paralizado, unos cuantos jóvenes retozaban entre los árboles de aquel pulmón urbanita, a medida que avanzaba, descubrió semiescondidos a una pareja totalmente desnuda que follaban rabiosamente como dos animales desbordantes de pasión, curioso por indagar la identidad de aquellos feroces seres, hambrientos de amor, se acercó escondiéndose detrás de un árbol, a dos metros de ellos. Sus ojos se turbaron al comprobar que aquel cuerpo delicioso era el de su hija, ¡y qué cuerpo! ¡qué jadeos! Verdaderamente había perdido la consciencia en favor del placer absoluto.

            Rápidamente se dirigió a casa, esto tenía que contárselo a alguien, y qué mejor que a su esposa, la madre de su hija. Abrió con cuidado la puerta para no despertar a su mujer. Según avanzaba por el pasillo oyó unos quejidos que cada vez se oían más claros y fuertes. Sus piernas se pararon antes de abrir la puerta. Allí, con la puerta entreabierta pudo contemplar a su mujer enloquecida sexualmente, mientras un individuo trataba de calmar su apetito sexual. Su primer pensamiento fue "Ha salido tan puta la hija como la madre". Ni tan siquiera se cambió. Cogió sus cosas, bajó al garaje, y condujo con desesperación aquel BMW X3, se perdió en breves minutos hacia ninguna parte; paró  y allí valoró su vida, vacía y sin sentido.

            Nadie supo de él desde aquel día, hoy vive con una tribu amazónica, es la mano derecha del jefe del poblado y es tremendamente respetado. Quiere mucho a su joven mujer, y sobre todo, no ha vuelto a levantarse pronto por la mañana, ni a pretender  ser el más poderoso del lugar.

 

Jimul