Infierno

(Sólo para condenados)

La visita

Publicado el 22 de Octubre, 2007, 12:40. en Derivadas Humanas.
Comentarios (3) | Referencias (0)

          http://hypatia.morelos.gob.mx/no17/imagenes/ALZHEIMER.gif


          Silencio, una mirada fija hacia el desconchón de la casa que compró con mucho sudor y esfuerzo, en una etapa muy feliz, y sin embargo harto difícil. Atrás quedaron, privaciones, noches en blanco, cuadrar facturas para poder seguir vistiendo aquel nuevo hogar.

            Hoy, está en esa silla tan cómoda, una de sus únicas amigas a las que reconoce y a las que más quiere. Piensa en tiempos mejores, en recuerdos antiguos, para ella muy presentes, sonríe. Es feliz. Unos ruidos la sacan de su ensimismamiento. Una cabeza maquillada de aspecto dulce y de mirada aún más cálida le pregunta cómo está, si se le ha hecho larga la espera. La invita a levantarse y caminar juntas, unos metros. Atraviesan el marco de una puerta, y allí, es  invitada a tumbarse en una camilla:

  • "Gracias Marisa, no tienes porque acompañarme, ya lo puedo hacer sola, vete a hacer las cosas"
  • "Doña Rosario, me llamo Ainoa, está usted en la consulta del médico, para una revisión periódica. No se preocupe no durará mucho.

            Doña Rosario se queda con la mirada perdida, sonriendo. Tal vez siga pensando en aquellos momentos en que estaba rodeada de los suyos, feliz de verlos crecer. Hoy, consumida por su caos cerebral, el único consuelo que le queda es vivir el momento.

Jimul