Infierno

(Sólo para condenados)

18 de Octubre, 2007


Ha muerto la actriz Deborah Kerr

Publicado el 18 de Octubre, 2007, 17:30. en General.
Comentarios (1) | Referencias (0)

Deborah Kerr Y Stewart Granger en el cartel de la película
  • Nacida en en Helensburg, Escocia, padecía Parkinson desde hace tiempo.
  • Protagonizó grandes clásicos como Quo Vadis, El prisionero de Zenda y De aquí a la eternidad.

Deborah Kerr, famosa intérprete británica que triunfó en Hollywood con películas como De aquí a la eternidad , Quo Vadis , El prisionero de Zenda y El rey yo, ha muerto a la edad de 86 años.

La actriz padecía desde hacía un tiempo Parkinson y según ha informado su agente, ha fallecido en Suffolk, al este de Inglaterra.

Durante más de cuatro décadas, Deborah Kerr realizó más de cincuenta películas, interpretaciones inolvidables que la convirtieron, con su llamativo pelo rojo y sus angulosas facciones, en prototipo de la dama inglesa.

Su rostro serenamente dramático desbordó pasión en escenas tan recordadas (y censuradas en su momento) como su encuentro amoroso entre las olas de la playa con Burt Lancaster en De aquí a la Eternidad (1953). Aquella interpretación rompió con su imágen de heroína virginal e ingenua. La película tuvo gran éxito y Kerr fue nominada, merecidamente, al Oscar como mejor actriz principal.

2OMINUTOS

10 millones

Publicado el 18 de Octubre, 2007, 13:26. en Derivadas Humanas.
Referencias (0)

 http://www.dw-world.de/image/0,,1990863_1,00.jpg

            Multitud de gentes se reunieron en su décimo cumpleaños. Mucho trabajo, incluído una vida,  había costado integrar en la vida cotidiana de aquella ciudad, aquel faraónico edificio llamado cariñosamente Guggi por sus habitantes. Allí estaban artistas, trabajadores, curiosos y unos cuantos insignes gorrones que siempre debían de estar en estos eventos.

            Esperando al visitante número diez millones estaba Maitane, una azafata pelirroja con rostro pícaro, y un cuerpo que con aquel traje azul oscuro de azafata de congresos tapaba, su tremenda sensualidad carnal. Con el contador en una mano, y la tensión a flor de piel, atenuada por el manual de la perfecta azafata, esperando la noticia. Durante una breve explicación a una entrañable familia del sur, cuya charla sirvió para relajar la tensa espera, ocurrió. Allí estaba ella, la visitante número DIEZ MILLONES. Pero no puede ser, su corazón dio un vuelco increíble, ¡¡¡si es Yaiza!!! Con una débil entereza y en una perfecta actuación de azafata, la felicitó y cumplió todos los requisitos exigidos para la ocasión. Naturalmente fue obsequiada y agasajada como se hace en estos casos. El beso de Maitane a Yaiza fue más que un beso protocolario, fue una caricia secreta entre dos buenas amantes, recordando el momento dulce de la noche anterior,  en aquel hostal discreto de las afueras, donde ambas, entre juegos íntimos y caricias inconfesables, habían imaginado una situación así.

            En un momento de despiste de los medios de comunicación y de autoridades, Yaiza le susurró a la oreja de su benefactora: "Esta noche a partir de las 10:00 H. te doy mi particular premio."

Jimul