Infierno

(Sólo para condenados)

9 de Junio, 2007


Isidre Esteve: "Mi vida es, simplemente, diferente"

Publicado el 9 de Junio, 2007, 21:13. en Yo diría que:.
Comentarios (1) | Referencias (0)


http://www.tercera.cl/showjpg/0,,1_259471125_246,00.jpg

  • "El mundo no se ha acabado, ahora empieza algo nuevo".
  • "No correré en moto, pero puedo hacer mil cosas en silla de ruedas".
  • El piloto español se fracturó dos vértebras y quedó parapléjico.

Isidre Esteve, en silla de ruedas después del accidente que le provocó una lesión medular mientras pilotaba su moto durante una competición en España, dio una rueda de prensa
donde explicó cómo le ha cambiado la vida. Afirma que "simplemente, es diferente".

Esteve, de 35 años, sigue internado en el hospital del Vall d'Hebrón tras dos meses y medio después de su fatal caída, pero mira su futuro de cara: "El mundo no se ha acabado".

Se fracturó las vértebras T7 y T8 y es plenamente consciente de sus limitaciones físicas. Con mucha entereza, explica que "igual no puedo hacer lo mismo que hacía, pero sí otras cosas", comentó Esteve, quien estuvo acompañado por los médicos que le atienden en su recuperación.

"Tengo muchas ganas de hacer cosas"

"Siento como si estuviera en la salida en la primera carrera. Tengo muchas ganas de hacer cosas", dijo Esteve, quien puso de manifiesto que su lesión medular es al 100%.

"Tengo muchísima suerte; mi cabeza está bien, también mis brazos. Me he dado cuenta de que puedo hacer de todo", aseguró.

Me he dado cuenta de que puedo hacer de todo



"Estoy seguro de que no podré correr en moto, pero puedo hacer mil cosas en silla de ruedas. Ahora empieza algo nuevo y tengo mucha ilusión en ello", argumentó.

El tratamiento experimental

 

Comentó que le habían implantado un estimulador de ondas magnéticas para intentar mejorar la sensibilidad en las piernas, gracias a las gestiones realizadas por su equipo (KTM) con la fundación "Wings for Life", que destina recursos para investigar en el campo de la médula espinal.

"Quiero acercar esta fundación a España, ayudarles. Este será mi primer proyecto. Hay esperanza, tal vez no en 10 ó 15 años, pero sí en 20", indicó.

No quiere hablar sobre si entre sus planes de futuro figura volver a competir en el Dakar a bordo de un automóvil. "Sólo han pasado dos meses y medio desde la caída y me falta mucha rehabilitación. Claro que me gustaría ir en coche, pero aún me falta un poquito", aseguró.

Su esperanza es recurrir a los avances de la ciencia. "Acepte la situación desde el primer momento. Pedí sinceridad (a los médicos), porque quería saber qué lesión tenía", añadió.

No sé qué voy a hacer ahora, pero seguro que haré algo



Esteve seguirá en el hospital barcelonés, donde estará hasta finales de julio o principios de agosto. La rehabilitación le absorbe todo su tiempo y cuando abandone el hospital continuará con el proceso en el instituto Guttman.

A Esteve no le gustaría desvincularse del deporte ni de las carreras. "No sé qué voy a hacer, pero seguro que haré algo", aseguró el piloto.

A.S.I.

Entrevista

Publicado el 9 de Junio, 2007, 20:46. en Derivadas Humanas.
Comentarios (2) | Referencias (0)

           http://www.subaquatica.com/images/MUERTE.jpg


            Allí estaba ella con su cara de niña sorprendida, pertrechada con su bolígrafo, su block de notas de doble anilla y una grabadora. No en vano sería la entrevista de su vida. Cuando lo redactase y se lo presentase a su jefe de Noticias, procaría la revolución en el noticiario de su país y del resto del mundo.

            Pero para ello debía de estar muy atenta a todo lo que sucedía en la entrevista, tanto a las palabras pronunciadas por la figura a entrevistar, como a la decoración que las rodeaba. Y qué decir de la invitada, cualquier compañero de profesión hubiese dado su vida por hacerla. Entrevistar a la Muerte no merecía menos. ¿Era eso lo que quería? Mientras tanto la entrevista se iba desarrollando con total normalidad, hasta que llegó LA PREGUNTA.

            Un sudor frío la despertó, miró al reloj, aún quedaba una hora para comenzar el día. Se puso las zapatillas y caminando aún entre un sudor frío llegó al cuarto de baño, se desnudó con cierta intranquilidad y se metió en la ducha. El agua caliente la tranquilizó hasta convencerla de que todo había sido una pesadilla, muy real, pero pesadilla al fin y al cabo. Tras ponerse el albornoz, fue hacia el espejo, lo limpió con su manga derecha y allí estaba el siguiente mensaje:

            “Aún te quedan muchas entrevistados a los que preguntar”.

Infierno