Infierno

(Sólo para condenados)

1 de Junio, 2007


Colores

Publicado el 1 de Junio, 2007, 21:28. en Microrrelatos.
Referencias (0)

http://usuarios.lycos.es/cabieces1099/Colores-Guggi.jpg


(Las Sras. Elo y Venancia hablan en una parada del autobús, sentadas en el banco, debajo de la marquesina, hablan como si les fuera la vida en ello)

 

SRA. ELO:                           (Con mucha ironía) Hay que ver cómo hemos triunfado ante los ladridos de aquellas fieras que nos iban a comer a todos. Menudos domadores de fieras que no saben ni como aparentar domesticarlos.

SRA. VENANCIA:              Sí, hay que ver cómo se han puesto las cosas en estas elecciones. Pensaban que ganarían como siempre los Morados, pero ya se sabe, cambiaron de color a un amarillo pálido y casi terminan muertos.

SRA. ELO:                           No pretenderá Sra. Venancia que la honradez de este país se vaya al carajo por un simple cambio de color. Vamos, que la gente no es tan tonta  como nos hacen creer algunos.

SRA. VENANCIA:              Ya, y ahora dirá que usted vota por propia convicción y que nadie le influye a la hora de ejercer su derecho. Eso no se lo cree ni su gato Félix. Nos manejan como quieren y eso lo sabe usted perfectamente.

SRA. ELO:                           No creerá usted que nosotros hacemos lo que quieren unos pocos. Eso si no recuerdo mal es dictadura, y esa ya la pasamos. ¿No es eso lo que dicen los de “su cuerda”?

SRA. VENANCIA:              Los de “mi cuerda” como usted dice, manipulan igual que los demás. No son más que unos listillos que intentan aprovechar el tirón y progresar sólo ellos y su entorno. Lo de siempre, vamos.

SRA. ELO:                           Vaya, ahora va a ser usted una de esas anti sistema, de las que vuelcan autobuses y queman todo lo que pillan por delante.

SRA. VENANCIA:              Eso es lo que usted quisiera, pero en el fondo soy una descreída, porque me han dado muchas razones para ello. Bueno ya es la hora de que venga el autobús, como siempre tarde. Esto sí que no lo arreglan ni los “suyos” ni los “míos”

SRA. ELO:                           Si estuviera “mi Paco” vivo solucionaría esto en un santiamén, vaya que sí. Era un hombre de carácter.

SRA. VENANCIA:              (Con una mirada muy pícara) ¿Mucho “carácter o lo normal”?

SRA. ELO:                           (Con el mismo tono) Bastante carácter.



Jimul