Infierno

(Sólo para condenados)

12 de Marzo, 2007


¡Y una más!

Publicado el 12 de Marzo, 2007, 13:20. en Derivadas Humanas.
Comentarios (1) | Referencias (0)












  • Es de la familia de los lémures y la población de Madagascar acaba con él porque creen que es un demonio.
  • Está en peligro de extinción y un grupo de conservacionistas se enfrenta al reto de acabar con las supersticiones de los nativos.

El aye aye es un animal marcado por un infausto destino: está en peligro de extinción porque es muy feo.

Es del grupo de los lémures y el único superviviente de su familia, aunque su población decrece a un ritmo alarmante, en parte porque los habitantes de Madagascar (lugar donde habita este extraño animal) le consideran una criatura endemoniada y muy peligrosa.

Creen que si apunta a una persona con su tercer dedo, ésta muere repentinamente y de modo horrible

El hecho de que le consideren un animal poseído por espíritus malignos le coloca en el punto de mira de los nativos, que le temen y odian a partes iguales.

Tanto es así, que circula el rumor de que si apunta a una persona con su tercer dedo, ésta muere poco después repentinamente y de modo horrible.

Un pequeño grupo de conservacionistas está luchando por preservar al aye aye de una extinción prematura, aunque por el momento los cazadores les llevan ventaja.

Es un animal nocturno, se alimenta de larvas y su cola suele ser más larga que el resto de su cuerpo; pesa de dos a tres kilos y puede vivir hasta 23 años.

Condenado por ser feo

Cuando nace, el aye aye tiene la cabeza muy pequeña, casi del mismo tamaño que sus orejas y los ojos saltones.

De su cuerpo sólo destacan los pulgares oponibles, la larga cola y unas enormes orejas

El pelaje tarda en crecerle y parece una rata con aspecto enfermizo, de cuyo cuerpo sólo destacan, además de las enormes orejas, sus pulgares oponibles.

Tiene un rostro muy inexpresivo y el hecho de que sea nocturno, rápido y gran saltador, ha hecho que las supersticiones se disparen en Madagascar.

Su dedo intermedio es sustancialmente más largo y delgado que el resto y en esa anomalía reside el mayor temor de los lugareños.

Temen al aye aye como si fuera el peor de los demonios, le persiguen y le cazan, sin que los grupos conservacionistas puedan hacer nada por él, hasta el momento.

Artículos relacionados

A.S.I.

Curso Rápido de Silogismos (Lecc. 2ª)

Publicado el 12 de Marzo, 2007, 12:07. en Derivadas Humanas.
Referencias (0)








SILOGISMO 3:

 

 

Hoy en día los trabajadores no tienen tiempo para nada...

 

Sin embargo sabemos que los vagos tienen todo el tiempo del mundo.…

 

El tiempo es dinero. Por tanto los vagos tienen más dinero que los trabajadores...

 

 

Conclusión:


para ser rico no hay que trabajar, ¡hay que ser vago!


A.S.I.



¿Civilización?

Publicado el 12 de Marzo, 2007, 11:32. en Derivadas Humanas.
Comentarios (2) | Referencias (0)

Debo ser estúpida,
Debo ser muy mala,
Porqué otro motivo   

                        No se puede mostrar la imagen                               

Mamá está enojada?...

Quisiera ser mejor,
Quisiera ser fea no estar,
Entonces tal vez mami
Me quiera abrazar...


 

No debo hablar,
No debo hacer mal;
De lo contrario,

Por todo el día me van a encerrar...








Cuando despierto
Siempre estoy sola,
La casa esta oscura
Por horas y horas...











Lo escucho enojado

Mi nombre gritar


Y contra una pared


Me trato de lanzar...

 

Trato de esconderme
De su horrible Mirada,
No aguanto el llanto
Me siento espantada...

Me encuentra llorando

Me grita, me insulta

Me dice que sus problemas


Todos son por mi culpa...


Me empieza a golpear

Me sigue gritando,






Me logro soltar

Y corro llorando... 


 

 

Caigo al suelo

Mis huesos doliendo


Papá me dice palabras

Que ni las entiendo...

 

"Perdoname" le grito




Pero ya es muy tarde,


Su rostro enojado








parece que arde...











Llpes y las palabras

Me duelen de verdad,
Os pido Justicia...

 






Por fin el termina,

Y camina a la puerta,

Mientras yo en el suelo

Quedo casi muerta...









Mi nombre es Sarah,            
Tres años de edad;

Esta noche mi padre...
Me mato sin piedad.



A.S.I.