Infierno

(Sólo para condenados)

27 de Febrero, 2007


maría se bebe las calles

Publicado el 27 de Febrero, 2007, 13:53. en Canción a mi Amor.
Referencias (0)



A todas aquellas mujeres que dieron el salto y se alejaron del Infierno de su pareja,

No se puede mostrar la imagen “http://personal.telefonica.terra.es/web/rinconmagico/imagenes/hadatierra/mariposa.jpg” porque contiene errores.

María pensó que el amor era un mandamiento de dos,
y esperando el primer beso, se hace vieja ante el espejo. Y limpia su llanto, maquilla sus heridas
y se le va la vida.

Recuerda la primera vez, que le juró que fue sin querer. Y en los hijos que vivieron, prisioneros de su miedo, María soñaba con ser la princesa,
de los cabellos de oro y la boca de fresa.

María se fué una mañana, María sin decir nada.
María ya no tiene miedo, María empieza de nuevo.
María yo te necesito, María escapó de sus gritos.
Se bebe las calles, María.

Ella nunca dice que no, es la esclava de su señor,
ella siempre lo perdona a sus pies sobre la lona.
Su patria es su casa, su mundo la cocina, y se le viene encima.

Un día dejó el corazón, abandonado en su colchón,
solo piensa en ver su cuerpo, ay, del quinto mandamiento. María no tiene color en la sangre,
María se apaga y no lo sabe nadie.

María se fué una mañana, María sin decir nada.
María ya no tiene miedo, María empieza de nuevo.
María yo te necesito, María escapó de sus gritos.
Se bebe las calles, María.

María se fué una mañana, María sin decir nada.
María ya no tiene miedo, María empieza de nuevo.
María yo te necesito, María escapó de sus gritos.
Se bebe las calles, María.

María pensó que el amor era un mandamiento de dos.

Pasión Vega


`Matemagia

Publicado el 27 de Febrero, 2007, 12:58. en General.
Referencias (0)

No se puede mostrar la imagen “http://olmo.cnice.mecd.es/~jrol0022/matemagia/mmagia2.jpg” porque contiene errores.

A buena parte del censo escolar se le atragantan las matemáticas, a pesar del insoslayable contacto diario de cualquier persona con ellas. Y ello ocurre porque la primera mirada sobre ellas las presenta como aburridas y sin más aliciente que tener que aprender y memorizar fórmulas y procedimientos. Pero las cosas no son exactamente así. Hay números mágicos. El 12345679 es uno de ellos. Se puede comprobar eligiendo un número comprendido entre el 1 y el 9. Ese número se multiplica por nueve y la cifra que resulte por el número mágico.

El resultado viene a corroborar que el mundo de los números puede ser divertido si uno se interna en él e investiga sus propiedades. El autor del libro es profesor de Matemática Aplicada en la Universidad Politécnica de Madrid y ha logrado numerosos premios en esta faceta, también es aficionado a la magia, campo en el que se le concedió el Primer Premio Ciencia en Acción, en la modalidad de Puesta en Escena.

Unidas la magia y las matemáticas, surgen los trucos, las curiosidades y los entretenimientos, que permiten explicar de forma amena los principios geométricos y aritméticos o de las probabilidades. Nudos de cuerda, naipes misteriosos, dados, cubiletes, trucos numéricos como el mencionado anteriormente, convierten una asignatura abstrusa y complicada en un juego lleno de posibilidades y divertimientos.

Fernando Blasco



Lucha estéril

Publicado el 27 de Febrero, 2007, 10:58. en Microrrelatos.
Referencias (0)

 

          http://www.iac.es/project/poblestelares/destruccion.gif


            Su vida fue un completo capricho, niño consentido por sus padres, nunca tuvo nada por lo que tuviese que quejarse. La normalidad transcurría apacible y ordenadamente día a día, estación tras estación.

 

            Pero un buen día, comenzó a hacerse las preguntas de siempre, buscando respuestas equivocadas. Cada vez planteaba peor sus miedos, y aún peor sus soluciones. Su educación rígida y con pensamiento restringido, le hizo plantearse la existencia, de una forma aún más simple. Sólo hay buenos y malos, a los buenos se les premia y a los malos se les castiga con las máximas consecuencias.

           

            Su locura fue tan aberrante que llegó a creerse el juez de la vida de los demás, siendo juez y parte de “sus propias pesadillas”. Su particular justicia afectó a varias decenas de personas. Vidas humanas anónimas que no le afectaban en nada. Pero él se empeñaba en hacerlo personal, y sólo su sistema era el ideal.

 

            Pero como todas las cosas, los cambios y otras situaciones, le pusieron en la cuneta, llegando a ser un don Nadie, aborrecido por sus víctimas, y totalmente olvidado por otros colegas salvapatrias aún más salvajes y menos idealistas.

 

            Hoy ha dedicido morirse, y nada ni nadie se lo va a impedir. Pero La Muerte ha creído conveniente darle una pequeña lección, haciendo que sus últimos días fueran agónicos. Y es que en esta vida Morir no es gratuito.

 

Jimul