Infierno

(Sólo para condenados)

2 de Febrero, 2007


La muerte de Arquímedes

Publicado el 2 de Febrero, 2007, 11:31. en Derivadas Humanas.
Referencias (0)

http://www.proyectonautilus.com.ar/web/revistas/5/arquimedes%20muerte.jpg



“Pero lo que más afligió a Marcelo fue la muerte de Arquímedes. Sucedió que se encontraba éste tan ensimismado tratando de resolver un problema con la ayuda de un diagrama –los ojos y el pensamiento fijos en la materia que estaba estudiando-, que no se percató de la incursión de los romanos ni de la captura de la ciudad. De repente, un soldado se le acercó y le ordenó que le acompañara para presentarse ante Marcelo. Arquímedes se negó a hacerlo en tanto no hubiera resuelto el problema y establecido su demostración; al oír esto, el soldado se enfureció, sacó la espada y se la clavó. Sin embargo, todas las versiones apuntan a que Marcelo se sintió profundamente afligido por esta muerte, por lo que dio la espalda al asesino como si de una persona impura se tratase y buscó a los hijos de Arquímedes para restituirles su honor.”

Plutarco.



A.S.I.
   



LECCIONES DE ESTRATEGIA EMPRESARIAL (IV)

Publicado el 2 de Febrero, 2007, 11:17. en General.
Referencias (0)



























      Sobre la información correcta y veraz


Un reo, condenado a cadena perpetua por asesinato premeditado y alevoso, se fuga de la prisión después de estar 22 años en la cárcel.

Al huir entra en una casa en la que duerme una joven pareja. El reo ata al hombre en una silla y a la mujer en la cama. A continuación acerca su rostro al cuello de la mujer y sale de la habitación.

Arrastrando la silla, el hombre se acerca desesperadamente a su mujer y le dice:

- Mi amor, este hombre no ha visto una mujer en años. Lo vi besando tu cuello y, aprovechando que ha salido, quiero pedirte que cooperes con él y hagas todo lo que te pida. Si quiere tener sexo contigo no lo rechaces y finge que te gusta. No lo hagas enojar.

¡Nuestras vidas dependen de ello! Sé fuerte, mi vida; yo te amo.

La joven esposa le dice al marido:

- Querido, estoy complacida de que pienses así. Efectivamente, ese hombre no ha visto en muchos años una mujer, pero no estaba besando mi cuello. Estaba diciéndome al oído que tú le gustas y  quería saber si guardábamos la vaselina en el lavabo.

¡Sé fuerte, mi vida! ¡¡Yo también te amo!!

 

 

Conclusión


No estar informado verazmente puede acarrear serios inconvenientes. La información pronta y exacta es fundamental para sortear con éxito el ataque de la competencia desleal y así evitar ingratas sorpresas

 




A.S.I.