Infierno

(Sólo para condenados)

Derivadas humanas

Publicado el 14 de Enero, 2007, 12:10. en Derivadas Humanas.
Comentarios (1) | Referencias (0)










"No es nada personal"... "No hay que mezclar placer con negocios"... "No es lo que parece".

Tres de las justificaciones humanas más ridículas que se conocen y son aceptadas socialmente. Justamente significan lo contrario de lo que pretenden decir en el 99% de los casos en que se utilizan.

Ejemplo de dicho razonamiento:
Un hombre herido al haber sido traicionado por su pareja, fugándose ésta con un matemático. Decide en su lecho de muerte renegar de dicha disciplina, no reconociendo los avances que se se produzcan en esa ciencia.
Esto no tendría importancia, es un caso que se puede dar a lo largo de la vida de una persona. Pero resulta que en este caso, sus protagonistas son Alfred Nobel y su hasta entonces mujer, que lo abandonó por un matemático que "despejaba incógitas" al parecer con más destreza. El resultado está claro, la Matemática fue arrinconada en la sombra, negándole el Premio Nobel. Sólo en una ocasión un matemático, ¿justicia poética?, llegó a ganar un Nobel, a través de la economía.