Infierno

(Sólo para condenados)

Dios Juega

Publicado el 10 de Diciembre, 2006, 18:58. en Relatos variados.
Comentarios (4) | Referencias (0)

http://www.lacoctelera.com/myfiles/carlos-santiago/Limites%20copy.jpg


Las últimas reformas habían dejado las arcas un tanto mermadas, y es que aunque la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma, manipularla  había costado mucho trabajo y quebraderos de cabeza al Jefe. Demasiados cambios para una creación que iba a resultar sencilla en los planes originales. Pero ya se sabe que Dios propone y el Caos dispone, y tras unas carambolas universales de planetas, meteoritos y estrellas; al final la idea primitiva tuvo que sufrir una transformación sustancial, ralentizando al máximo sus planes. Harto ya de los desastres producidos y del tiempo empleado, el Ser Supremo decidió utilizar un pedacito de materia y emplearlo como “zona de pruebas” para su proyecto. Así que dejó que la vida se fuese desarrollando a su libre albedrío, pero las criaturas que allí estaban le parecían tontas y carentes de belleza. Decidiendo jugar de nuevo, provocando un caos parcial en ese pequeño laboratorio. Otra vez un parón, pero éste sería más breve, restaurándose más rápidamente los planes originales. Desarrolló y potenció la creación de una especie sobre las demás, dándole un modelado muy parecido a los  rasgos de su propia personalidad. Una vez hecho todo el trabajo, se dispuso a ver el proyecto que había creado.

 

Al principio todo iba muy bien, no en vano, la nueva especie se comportaba más como un animal, superior a los demás, pero animal al fin y al cabo, pero luego fue dándose cuenta de su propio potencial y comenzó a pensar por sí misma y a tener conciencia del poder real que tenía. En un momento dado aquello se le escapó de las manos al creador, y sin saber ni cómo ni porqué aquel laboratorio comenzó a tener vida propia, ajena a los propios intereses de su Creador. Fue cuando decidió enviar a mediadores, que lejos de resolver los problemas, lo que hicieron fue corregirlos y aumentarlos. Harto y cansado de  tanta insolencia, decidió crear un juego, cuyas normas serían tan sumamente confusas que nadie podría saber exactamente el funcionamiento de dicho entretenimiento.

El juego consistiría en crear confusión sobre un punto de realidad, para ello envió a un árbitro-mediador que era su ojito derecho, y que las malas lenguas decían que era su hijo, fruto del concubinato con una mujer de una casta muy baja, y de vida un tanto licenciosa, llamada María y que era una hermosa prostituta con la que todos los “grandes prohombres” del lugar habían tenido relaciones. Pero en cuanto el Gran Jefe le hizo la proposición de tener un hijo con ella, le faltó tiempo para decir que sí. Para María aquello fue una experiencia inolvidable, como recuerdo, su Amante le dejó un pájaro como señal de cariño y amistad. Este hecho fue recibido con gran recelo y rencor por parte de propios y extraños, tal fue el desagravio, que María tuvo que dejar su trabajo, refugiándose en casa de su padre, un humilde carpintero, que intentó protegerla, escondiéndola en un portal que estaba haciendo para un rico heredero de la ciudad de Belén. Tras un largo periodo de embarazo, con visitas esporádicas paternales, fue transcurriendo el tiempo, hasta que un 7 de diciembre, María tuvo un alumbramiento no excesivamente complicado. Y aunque se pueda pensar lo contrario, todo el mundo estaba con ella, su padre, el pájaro y por su puesto, Dios. Inmediatamente, después del alumbramiento el niño fue acomodado en una cama muy humilde, aunque confortable, rodeado de una burra, un buey, una perra y una serpiente. En cuanto todo estuvo a gusto del padre, abandonó el lugar, dejando al Ave (llamada Fénix) como observador de todo lo que ocurriese allí. Debiéndole avisar de cualquier incidencia. No tardó mucho en recorrer la noticia por todos los lugares, provocando en los dirigentes un cierto temor por verse amenazados por un nuevo contrincante que no tenían previsto, un bebé era su auténtica amenaza, mandando asesinar a todos los niños un 28 de diciembre. Dios, avisado de todos los acontecimientos, ideó un plan, pidiendo ayuda al Infierno (el encargado de los trabajos sucios del Jefe) para salvar la vida de su hijo, así pues cuando los guerreros quisieron entrar en aquel portal, fueron recibidos por un olor a azufre terrible y una bestia sanguinolenta que echaba fuego por la boca. Fue algo tan sumamente espectacular y monstruoso,  que no volvieron a pisar por allí en mucho tiempo. Aprovechando la situación, cambiaron de lugar, yéndose a una cabaña muy acogedora, desde allí comenzó la infancia de Yussuf Isto que con el tiempo fue degenerando en  Jesucristo. Realmente desde pequeño este ser se reveló como un inconformista que ponía patas arriba todas aquellas tradiciones que maltrataban a algún miembro de la comunidad, granjeándose grandes amigos y aún más enemigos. Por decirlo de una forma gráfica no dejaba a títere con cabeza, se reunió de un grupo muy estrecho de colaboradores, llamados discípulos, entre los que destacaba una hermosa mujer, que curiosamente se dedicaba a la prostitución, aunque lo hacía de una forma “temporal”. Su encuentro con Yussuf fue dramático. Ella estaba a punto de ser masacrada por una muchedumbre debido a que su pensamiento era demasiado elevado para la mente cerril de aquella época. Desde aquel entonces sus vidas se unieron para siempre, teniendo dos hijas  (Continuará...)

(Comunidad Infernal)