Infierno

(Sólo para condenados)

Mayo del 2006


La otra Historia

Publicado el 23 de Mayo, 2006, 12:26. en Microrrelatos.
Comentarios (3) | Referencias (0)


























Historia y Realidad cansadas de ser mangoneadas se rebelaron narrando las situaciones tal y
 como ellas las vieron. El ser humano desapareció de la faz de la Tierra, la Naturaleza volvió a retomar el poder.

Lumumba: La leyenda

Publicado el 4 de Mayo, 2006, 12:14. en Relatos variados.
Comentarios (2) | Referencias (0)


Lumumba el Filósofo


Encontraron, varios días después, tres de las ortodoncias en un contenedor de vidrio reciclado, y el servicio de urgencias del hospital más cercano se les hizo difícil extraer el falo monumental del orificio fecal del exaltado seguidor de ritos poco éticos. Dicen las malas lenguas que circulan por internet las radiografías del susodicho incidente; pero una cosa si es segura, el acólito cuando tiempo después salió del hospital cambió sus hábitos sexuales y ahora dicen que hace penitencia en el desierto del Sinai y que algunos le han visto dialogar con el diablo, el mismo que tentó a Cristo, y que Lucifer no termina de entender como puede haber cubanas tan bestias.

Del chofer nunca más se supo; dicen también las malas lenguas que Lumumba le certificó, con matasellos urgente, a las estepas de Machuria y que pena su pecado arrastrándose entre los tobas que allí florecen. Pero seguramente sean leyendas urbanas aunque nunca se sabe.

Para Lumumba aquél día significó un cambio cualitativo en su vida, al llegar a casa cogió el diario que alguna fans hortera le había regalado y comenzó a escribir los sentimientos que aquel luctuoso día habían pasado por su mente. Rellenó aquél diario y una decena más, cuando terminó de expresar todo lo que su alma venía albergando desde hacía tiempo se lo dio a su mayordomo para compartir tan inmenso peso con alguien. El mayordomo se suicidó, no porque los que allí estuviera escrito representara un peso difícil de soportar. Lo que se le hizo insostenible era la vacuidad de los pensamientos de Lumumba, no es que hubiera pensado jamás que dentro de la cabeza del sex simbol sexual hubiera algo más, lo que se le hizo insoportable de asimilar fue el verlo reflejado en una hoja de papel.

De esta manera se quedó Lumumba sin chofer y sin mayordomo de una tacada. Los participantes en el ágape sexual terminaron todos declarando delante de un juez poco dado a los dispendios morales. La cubana fue llevada en andas por todas las calles del Barrio Chino y ahora es adorada cual diosa egipcia por una asociación de lesbianas.

Lumumba como buen jefe portó el féretro del mayordomo hasta su morada final y arrojó, como era menester, la primera palada de tierra sobre el ataúd. A  un editor que andaba por allí tomando ideas para una novela undergraund  le pareció la escena magnífica para ser plasmada en su obra y ansioso de conocer más sobre la muerte del mayordomo agarró a Lumumba, que un poco cansado del ritual funerario, se fumaba un canuto sobre la tumba de al lado.  Ya fuera que el editor no estuviera muy convencido de sus dotes como escritor de relatos undergraund o que el nombre de Lumumba era archí conocido  y prometía le convenció para editar su diario.

Así, y no de ninguna otra manera, comenzó la carrera literaria de Lumumba.

Nunca pudo imaginar el editor cuán equivocado estaba, Lumumba carecía de toda entidad literaria, pero su propia historia, su visión de la vida, era un bombazo que bien explotado daría exultantes beneficios, como así fue.

Nuestro editor se encargó de pulir un poco al muchacho, con unas clases intensivas del idioma e inculcando el sistema de escritura oportuna, nuestro Lumumba comenzó a escribir  a escondidas, primero a horas intempestivas y cuando estaba enfurecido o deprimido,  poco a poco fue descubriendo su capacidad para contar historias. Notaba que se relajaba, e incluso una personalidad diferente a la que estaba acostumbrado a ver. Naturalmente no estamos poniendo a Lumumba como un magnífico escritor que cambió el rumbo de la historia literaria. Ni muchísimo menos, era un "contador" muy efectivo, que entusiasmaba a los lectores del pueblo, al "público infame" que tanto vulgariza a las obras de calidad, pero que sin él no podrían vivir los artistas.

          Debió cambiar su nombre, no estaba bien visto confundir el sexo con la escritura, aunque muchos "escritores" contemporáneos escribiesen con los genitales. El pseudónimo con el que firmaría sus historias sería Sadum. El editor lo aceptó, observó que tenía sonoridad y era sugerente. Una vez que se tenía la historia, el nombre y una gran editorial por detrás, se trataba de averiguar si sería conveniente o no el dar a conocer al escritor, o buscarse alguna manera de que permaneciese en el anonimato. Se decidió por ésta última, que aparte de dar más misterio al personaje, evitaba muchas preguntas malidicentes y agotar una figura limitada como la de Lumumba.

          El primer libro que salió a la luz, convirtiéndose pronto en un Best Sellers fue "Aventuras Salvajes" no podía ser de otra forma, en él se narraban sus aventuras y desventuras infantiles y juveniles en los parajes perdidos de aquella Sabana, tan alejada de este mundo "civilizado". En menos de 6 meses Sadum fue el nombre de moda en el mundo literario internacional, e incluso se llegó a hacer un guión para una película que sería interpretado por un actor afroamericano del "Star System"  (Bill Smith) Todo era muy paradójico y surrealista. Un actor porno, escribía su propia historia bajo pseudónimo, para que otro actor lo llevara a la gran plantalla. Lumumba estaba consiguiendo lo que nunca había conseguido nadie hasta ese momento, tener un triunfo total en el mundo artístico. Pero él continuaba ajeno a todo esto, realmente nunca le importó ser famoso, incluso no llegó a ser consciente de lo que realmente era.