Infierno

(Sólo para condenados)

Regresando

Publicado el 9 de Enero, 2006, 18:33. en General.
Comentarios (3) | Referencias (0)

          Regresando de estas vacaciones tan típicamente extrañas (junto con las de Semana Santa). Uno que ya es calavera experimentado, no deja de recordar en aquellas navidades en las que por ser un poco más joven y cándido, aún creía en los Reyes Magos (Papá Noel era un viejete desconocido, aunque conocía a un pariente suyo llamado  “Olentzero”) Las compras por aquellos días eran más modestas y la “Visa” sufría mucho menos (también escaseaban mucho más este tipo de señoras).

 

          Aún así, uno piensa, ¡qué calderas! Tiene que ver el nacimiento de una persona que intentó desarrollar una Utopía, con las neuras consumistas que tenemos en estos tiempos. Son unas fiestas introducidas con calzador, cada día más… Quien no ha sentido la tentación de huir a las Islas paradisíacas del Continente Americano, al intuir la cena de Nochebuena con la familia; los niños corriendo por la casa como posesos; los villancicos a todo trapo en todos los lugares (eso sí que produce enfermedades graves en el cerebro y no el humo de los cigarrillos). Además estas fiestas debieran llamarse: Rueda de la Fortuna… Empezamos con la Lotería de Navidad y terminamos con la del Niño (si nadie ha ganado nada, como habitualmente pasa) luego vienen los Reyes, que es como la lotería desesperada, que tampoco te va a tocar. Cómo te van a regalar algo que te hace tanta falta, unos personajes que son  sumamente invisibles; los llamaremos invisibles, porque si los llamamos mágicos (no entraré al trapo).

 

          Pero bueno, sea como sea, un calavera huesudo como yo, aprovecha la parte lúdica de estas fiestas… Por lo tanto, y en estos momentos, amarrados al gotero y con el mono de la botella de Cava Catalán (es sólo por ir contra las modas). Recomenzamos la nueva etapa de este 2006 que aún está en pañales, y que no sabemos si será el AÑO de nuestras vidas, o el enésimo, gris y aburrido año que trastea y hace puñetas con nuestras vidas. ¿O somos nosotros, que nos empeñamos en reafirmarnos en nuestros errores? Bueno, sea como fuere, yo vuelvo a recoger el gotero y a deleitarme en los sueños etílicos de las pasadas fiestas…

 

Hombre claro, en algo se me tiene que notar que soy un calavera.