Infierno

(Sólo para condenados)

Epitafios Infernales

Publicado el 28 de Octubre, 2005, 13:02. en Especiales.
Comentarios (8) | Referencias (0)

Con motivo de los primeros de noviembre, adjuntamos epitafios posibles para quien ande con prisas:

 

Para una momia:

Aquí yace una momia rencorosa
que me llamó verdosa y huesuda,
además me dijo que era apestosa
¿habráse visto muchacha más cruda?
¡Y cómo difama la muy mentirosa!
¡Con 4.000 años y sigue tozuda!

A un caradura:


Aquí descansa, beato, un tal Ferro,
quizá así llamado por ser del Ferrol,
quizás por ser ancla pulida, de hierro,
aquí yace, tibio, en su tumba al sol,
en verde pradera, en cima de cerro,
no en cripta de mármol que es de charol,
no fue un niño malo,tampoco un gamberro,
nunca rompió un plato, tampoco un perol,
por eso descansa feliz como un puerro
plantado en la tierra, sin colesterol.

A un calavera:

Aquí yace un Calavera
que era un diablo encantador
por eso Satán dijo- Espera,
un diablo ha de dar terror,
¡Fuera de aquí, fuera, fuera!
¡Y le echaron!, ¡Qué dolor!
Mas ahora, en su Caldera
Él es el dueño y señor.
¡Y su Infierno la repera!

A la Espuma

Aquí yace la Espuma espumosa,
la bella doncella ripiosa,
de todas, la más grácil y hermosa,
aunque ahora está algo apestosa,
verde, huesuda y sin posas.

Sueltos:

“Estoy aquí por receta médica”
“Vine a descansar pero ya me estoy aburriendo”
“Buscadme entre los hinojos”
“¡Ya no hablo más!”
¡Dejadme un instante a solas, y veré como me las ingenio!
“Estoy agotado, que me lo escriba otro”
¡Si el viento me lleva lo mismo ni me resisto!
¡Si no vuelvo es porque estoy inspirado!
¡Fui yo, ahora el poema al que descifrar!
¡Ahora sí sé que moriré día a día!