Infierno

(Sólo para condenados)

Tarta de queso con arándanos egipcios

Publicado el 23 de Octubre, 2005, 23:09. en Cocina Infernal.
Comentarios (2) | Referencias (0)

Ingredientes:

500gr de queso fresco, sin sal

1 paquete de galletas hojaldradas

1 cucharada de mantequilla

5 o 6 cucharadas de azúcar

1 huevo

Mermelada de arándanos.

Veréis, el amigo Jimul me invita a una comida virtual con mis amigos, acepto por varias razones, pero la principal es que no engorda y se disfruta igual, la única condición es que tengo que traer el postre, seguramente se han enterado que soy la pastelera de Atra y me gusta endulzar los finales porque odio los finales, si por mi primer impulso me guiara no terminaría nada en esta vida hasta la muerte que lo termina todo sin pedirnos permiso.

Y digo yo, si traigo el postre, me toca designar a la primera persona que ponga sus manos sobre mi deliciosa tarta, esta será mi amiga Nofret, de ahí que los Arándanos, esa frutilla rara, azul como los pitufos, los traigo de los pocos bosques que hay en Egipto hoy en día, pero hace 4033 años, cuando conocí a Nofret, todo el Nilo era un puro bosque mediterráneo, lleno de higueras, moras y arándanos.

En ese año nacimos las dos, en el mismo palacio y del mismo padre, el Faraón, la razón de que no nos consideraran hermanas era nuestras madres, la suya fue la esposa oficial, la primera esposa, la mía era solo una esclava, criada allí, sin voluntad propia.

Desde que nací me pusieron a su servicio, jugábamos juntas y comíamos del mismo plato, yo probaba antes todo por si alguien  en un descuido del haya, vertía veneno sobre su comida.

Su destino era grande, el mío pequeño, ninguna de las dos éramos autoras de nuestra biografías...

Pero esto ocurrió hace mucho tiempo, y creo que ya es hora de sentarnos a la mesa, así que lo contaremos en otra ocasión...

Procedimiento:

Se desmenuzan las galletas hasta que queden como la harina. Se calienta un molde con la mantequilla, cuando esté derretida se vuelcan las galletas para formar la base de la tarta.

Se bate el huevo, cuando está en su punto se le añade el queso y el azúcar y se pasa por la batidora eléctrica, se forma una pasta consistente que se vuelca sobre la base de galletas, se deja enfriar en la nevera un par de horas y por último se le añade la mermelada de arándanos por encima.

¡Buen provecho! ¡Momia, te toca continuar la historia!

 Techy